Wey, ya

Escribo esta columna desde la ignorancia, pero también la escribo a partir del deseo que tengo por que regrese la actividad en el Consejo Mundial de Lucha Libre.

No sé qué pasa en las entrañas de la seria y estable. No sé cuál es la razón por la que aún no hay funciones a puerta cerrada en la Arena México, aunque es fácil pensar que se debe a que aún no hay «luz verde» por parte de las autoridades. Algunos dirán que se ha apelado a la responsabilidad para evitar contagios entre los gladiadores, y eso también tendría valor.

Tendría valor si el mismo Consejo Mundial de Lucha Libre no hubiera caído en contradicciones durante esta contingencia.

Durante una emisión del CMLL informa en marzo, se hizo público el deseo de parte del elenco de realizar funciones a puerta cerrada. Según se informó, esta posibilidad fue rechazada por la Dirección General del Consejo bajo el argumento que evitar el contacto entre luchadores era también una medida para proteger al talento.

Estupendo. Sin embargo, vimos al Último Guerrero aparecer en el evento Rancho de México de DTU; después vimos a Stuka Jr en A Cielo Abierto. No critico las apariciones de los luchadores del CMLL en DTU. Lo que quiero es puntualizar que el argumento esgrimido por la directiva de la Arena México fue pasado por alto.

El fin de semana se llevó a cabo un evento de comedia en la Arena México. A través de la venta de boletos digitales, este evento recaudó poco más de tres millones de pesos. En el evento participaron algunos luchadores del elenco del CMLL que tuvieron contacto físico. Aunque los responsables de ese evento aseguran que se realizaron pruebas COVID, EL ARGUMENTO fue transgredido una vez más.

Tres millones de pesos. Los luchadores del CMLL participaron en un evento que recaudó tres millones de pesos y que se llevó a cabo en el lugar donde desempeñan su trabajo, al mismo tiempo que ellos han estado más de cien días sin tener participación. En ese mismo escenario, un día después, se entregaron treinta y seis despensas. Polos opuestos.

Estoy seguro que el CMLL ha apoyado a los luchadores. Una empresa de ese calibre jamás dejaría a la deriva a su talento. El adelanto de algunos bonos y del aguinaldo ha podido subsanar este tiempo. Sin embargo, también veo que cada vez más luchadores rifan o subastan sus productos oficiales; algunos luchadores y edecanes, por ejemplo, han emprendido negocios alternos, es decir, cada vez es más visible que el tiempo se prolonga y el colchón se acaba.

Ha trascendido la versión de que se efectuaron pruebas a los luchadores del CMLL durante la semana pasada. Además, se filtró un video donde se están grabando luchas en la Arena México. ¿Tener luz verde por parte de las autoridades implica no hacer eventos bajo ninguna circunstancia o permite grabarlos y estrenarlos cuando ya estén listos los permisos?

Son más preguntas que respuestas, y CMLL no está en la obligación de responderlas ni de ofrecer explicaciones. Ni siquiera está en la obligación de complacer a los aficionados. Pero wey, ya. Con cuatro arenas a su disposición, con más de 130 luchadores en su elenco, con la capacidad de realizar pruebas, con el equipo de producción a la mano, con sus plataformas a disposición, con una comisión que está imposibilitada para alcanzar instancias gubernamentales, CMLL tiene lo que muchas industrias quisieran tener: la posibilidad de reiniciar con protocolos adecuados.

CMLL tiene la maravillosa posibilidad de demostrar que se puede continuar. Como WWE, AEW, NJPW, AAA, como MLB, NBA, Champions League… ¡wey, ya!

RELACIONADO CON