Stephanie Vaquer reconoce sentir mucha presión