Connect with us

Opinión

Salvador Lutteroth: El comienzo de todo (parte 2)

Con una innovación en cuanto al deporte, la Ciudad de México pronto recibía el golpe afortunado de una nueva disciplina, la cual surgiría desde el sur del país vecino, luego de que Salvador Lutteroth conociera el box, una idea se plasmaba en su mente, el desconcierto del pugilismo que en él producía llevo al padre de la lucha libre a incursionar en el deporte espectáculo y fue el arte del gotch quien le daría una visión al México antiguo en cuanto al deporte para tener un impacto más eficaz en la sociedad.

Con la baja temporal de ejercito militar, llevó a Salvador Lutteroth a un espacio laboral en la Secretaria de Hacienda como inspector. En 1931 cesarían a los inspectores, ante la situación se dedicó al negocio de las mueblerías, sin éxito alguno, la experiencia adquirida en la secretaría y las mueblerías provocó en Salvador Lutteroth adentrarse en un negocio el cual no tuviera la necesidad de pararse enfrente de el deudor y cobrarle, el que no tuviera que fiar a nadie y tuviera una solvencia en la que comenzara a vivir dignamente.

Finalmente, Don Salvador Lutteroth González decide vender sus mueblerías para hacer su sueño realidad de implementar en México el deporte tan espectacular que en ese tiempo había presenciado en el Liberty Hall del Paso Texas, nuevamente el gusto por dicho deporte lo lleva (antes del cese), a la frontera de nuestro país realizando su trabajo como auditor a un casino que estaba cobrando fama en el norte de México, ahí se entrevistaría con el gerente del lugar quien lo invitaría a la función en Texas.

En el instante en que vivió dicho evento no tardó en traerlo a este lado de la frontera, cuya misión era presentarla en una antigua arena, para ello no podía hacerlo solo del todo, en su afán de llevar lucha libre a México, su odisea lo llevaría a “La Afición”, periódico de aquel entonces para hacer un poco de publicidad y poner a la lucha libre en el mapa social deportivo, obteniendo ayuda de Alejandro Aguilar Reyes “Fray Nano”, junto a Carlos Quiroz y Mario Fernández  quienes estaban muy involucrados en las participación del luchador mexicano en los Estados Unidos en los distintos espacio del periódico. Con esto estaba mas cerca el enorme deseo que se le metería a Salvador Lutteroth González de promover la lucha libre y con la ayuda de nuevos cómplices comenzarían el andar de la lucha libre en México…

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Productos

Advertisement

IWRG

More in Opinión