Mi Matamoros querido…

Evangelio según Miguel Reducindo

Tanto en antaño como en la actualidad, el mundo del pancracio ha tenido entre sus filas una gran cantidad de hermanos que han hecho parejas sin igual, pero gemelos han sido realmente escasos. Esta semana, con las actividades luchísticas paralizadas, el Consejo Mundial de Lucha Libre presentó a una nueva versión de Los Gemelos Diablo, aclarando no tener relación familiar con los originales y festejando el regreso de estas imágenes clásicas a la Arena México, aunque no a todos cayó muy bien la noticia y ya aparecieron los detractores.

Debe haber sido genial ver luchar en vivo a José y Alfredo Sánchez en su época de enmascarados, porque si destapados era difícil distinguirlos, enmascarados era misión imposible. Muchas veces, estando uno ya rendido, intercambiaban lugar para “suplantarse” y salir con el brazo en alto. Colmillada pura. El caos se apoderaba del cuadrilátero cuando aparecían pues, tanto a rivales como a los réferis, les era sumamente complicado distinguirlos, cosa que, seguramente, ocurrirá con la nueva versión de los Gemelos Diablo.

No conozco personalmente a estos hermanos. Únicamente me los topé algunas veces en los pasillos de la Arena México, pero los comentarios de quienes conviven a diario con ellos en los entrenamientos son constantes: buenos chavos que solo buscan trabajar y una oportunidad como la que se les está presentando. Cosa rara que alguien se exprese bien de otra persona en este fantástico y competido mundo de la lucha libre.

Difícil y descabellado resulta para muchos que el CMLL presente dos nuevos luchadores en medio de una situación de emergencia sanitaria que ha provocado la cancelación de todas las funciones de lucha libre, con la actividad paralizada, por eso deberán remar contra corriente los otrora Gemelos Pantera cuando las funciones se reanuden.

Originarios de Matamoros, Tamaulipas, llevan la lucha libre en las venas dos luchadores que, con su llegada, diversificarán el mapa de luchadores activos en la Seria y Estable atrayendo, probablemente, más aficionados de aquella zona de la República Mexicana.

Pero la noticia no cayó bien en todas partes, sobre todo en dos gladiadores radicados en Guadalajara que, ni tardos ni perezosos, salieron a las redes sociales asegurando ser los legítimos herederos de Los Gemelos Diablo, argumentando que los hermanos presentados en el CMLL son unos clones.

¿Por qué sigue pasando esto? Después de tooodos los casos que se han dado sorprende que luchadores aseguren ser los legítimos dueños de un nombre que nunca registraron, avecinándose una confrontación que, de antemano, tienen perdida al nunca preocuparse en adoptar legalmente los motes que ostentan desde hace años y que no han trascendido entre los aficionados a la mejor lucha libre del mundo; con dolo o no, el Consejo Mundial de Lucha Libre esperó a tener los documentos en regla para poder hacer el cambio de Los Gemelos Pantera a Los Gemelos Diablo, pero la guerra de publicaciones en Facebook se desató, incluso saliendo al quite la novia de uno de los nuevos Gemelos Diablo, una cosa lamentable pues, muchas veces, la familia no entiende que con el trabajo de los luchadores hay que mantener “su sana distancia”.

Es romántico y nostálgico ver de regreso estas clásicas imágenes a la Arena México, aunque hay una cosa que todos los aficionados se preguntan. ¿Por qué, siendo tan grande, el CMLL recurre a personajes ya existentes para impulsar a nuevos valores? Hay talento tanto en lo deportivo como en lo administrativo, pero parece que hay gente que se aferra a regresar a la vida imágenes de antaño, quizás por una extraña fijación infantil o algo por el estilo.

Los Gemelos Diablo perdieron la máscara ante Dr. Wagner y El Halcón en una de las pocas funciones que se han realizado en la Plaza México, verdaderos pesos completos que hacían vibrar a la gente, y ahora, ¿quiénes se perfilan como rivales naturales de la nueva versión de hermanos? Resulta interesante imaginarlo, pero solo queda desearles lo mejor de lo mejor a “Los de Matamoros”, la nueva versión de Los Gemelos Diablo, que tienen todo para hacerla en grande.

RELACIONADO CON