¡Maldito covid, llévate a los medios “facebookeros” pero la lucha no!

Lo que muchos no queríamos y otros quisieran olvidar, paso de nuevo; otra vez el mal que nos afectó a nivel mundial, vuelve atacar. La nueva cepa de coronavirus daño a todas las actividades en nuestro país o al menos de lo que va, a nuestra lucha libre; el deporte que para muchos es el patito feo, la denigración en persona, hoy tiene que resguardarse de nuevo. Hace un año el covid comenzaba a atacar a América latina, para febrero y marzo todos teníamos que protegernos, tardo nueve meses para que las actividades tomaran su curso habitual, un curso que hoy se ve afectado en vísperas de las fiestas de fin de año.

Es bien sabido que este 2020 no fue el año que se tenía pensado, el año tomó una variante que hizo que todos nos adaptáramos, la pandemia provoco que se realizara un paro en cuanto a deportes hablo; haciendo un balance de los nueve meses que pudimos disfrutar del deporte espectáculo, este nos dio pocas alegrías, tristezas y sorpresas. La lucha libre nos mostró que puede reinventarse y adaptarse a cualquier mal que este tenga, nueve meses en los que a distancia con mucha o poca infraestructura levantó la mano para llevar este deporte a los más recóndito del país y más allá de nuestras fronteras.

Dentro de las noticias  que nos brindó la lucha libre, muchas fueron de las perdidas que este virus nos arrebato, la primera caída la gano, si tenemos en cuenta que una batalla consta de tres caídas, el coronavirus nos puso con el toque de espalda y contra lona, nos dio el fuerte azote para no levantarnos y tener la desventaja; hoy con esta recaída a los semáforos rojos tal parece que la segunda es inminente, aunque espero que no sea la definitiva. Doña lucha nos trajo funciones sin público, en lugares atípicos para su realización pero que se hicieron con todo el cuidado y el mayor profesionalismo para no detener este mar de emociones que la lucha representa.

Las mismas funciones nos dieron grandes duelos, que se apreciaron desde la comodidad del hogar o desde la ventanilla de un auto, criticados sí, pero si no hubiera estado ahí un ojo para que todos los aficionados tuvieran un distractor la pandemia si no afectaría demasiado. Por eso y muchas cosas más, hay gente que se arriesga para que todos nos quedemos en casa y no propagar más este virus; muchos de los aficionados se hicieron sentir, así como en la buenas, hubo quien dejó caer el yugo colocando a este medio como doble cara; mientras que se decía que se quedaran en casa publicaba contenido topando con limites que no todos aceptaban.

Mas Lucha se convirtió en un medio de doble moral, que algunos criticaron por hacer las cosas tan solo por tener un objetivo, el cumplir con la misión que en el mismo nombre se tiene, este año nos convertimos en un blanco para que los héroes anónimos se levantaran y con la espada desenvainada cortaran cabezas, cuando solo estuvimos aquí aguantando el golpe para no dejar morir este deporte; porque en estos meses no solo nos dio nuevas formas de ver la lucha, si no también nos dejó ver que muchos se pueden proclamar medios para opinar, criticar o comentar, ¡valido!… pero, así como fuimos criticados, deberían de ser más estrictos con los “otros” medios que hablan de lucha. Una cosa es ser especialista y otra ¡muuuy diferente! Que solo la guillotina se la dejen caer a uno solo.

Programas salieron, transmisiones no faltaron, pero para hacerlo hay que aguantarlo, no es fácil grabar con un celular y subirlo para llamarte medio de comunicación, programas los hubo como aquellos que se dicen que están locos por este deporte y siempre les disgusto lo que hacía Mas Lucha y parecía que no tenían de otra mas que hablar de nosotros o como aquellos que según se sentaban en una mesa y de amargados no tenían más que el té amargo que se tomaban, porque siempre fuimos su fuente para que hablaran en su podcast. Medios de lucha muchos, especializados pocos; así como estos hubo miles que solo publicaban y hasta compartían lo que ya estaba en las redes, ya ni hablar de los demás de renombre que tienen y no dieron una a la hora de hablar, publicar, difundir, comentar o ilustrar la lucha libre, prueba de ellos, los diarios de circulación nacional que hace referencia a un logro mundial o aquellos que hacen exclamación con letras azules que nunca han ido a una función y si se envalentonaron a escribir del deceso de Príncipe Aéreo y otros que se acercaron a quienes estuvieron ahí, pero también en un error de personajes acotaron.

Levántate México levántate una vez más de esta para que volvamos unirnos en una arena sin restricciones y sin ataduras, por supuesto desde ringside.

RELACIONADO CON