Lucha independiente: un océano rojo

La cancelación de la función de auto luchas que Vanguardia iba a realizar el pasado fin de semana en el Estadio Primero de Mayo de Tulancingo es una prueba contundente de la feroz competencia que se experimenta en el mundo de la Lucha Libre independiente.

La directiva de la promotora asegura que alguien del medio dio pitazo a las autoridades para que llegaran al lugar e impidieran que el evento se llevara a cabo. Durante el fin de semana tomó fuerza la versión de que el pitazo había llegado desde DTU; sin embargo, Crazy Boy desmintió ese hecho, aunque admitió que alguien lo contactó para preguntarle si él era el que había organizado la función.

Para efecto de este texto, quiero pasar por alto si la cancelación del evento estuvo “bien” o “mal”. El punto que quiero resaltar es la competencia que existe en el medio. Es una competencia muy fuerte, pero muchas veces sin fundamento ni justificación. Las promotoras independientes están convencidas de que deben ser voraces y competir en un océano rojo en vez de inteligentes para pasarse a un océano azul.

Estar en un océano rojo implica competir en mercados que ya existen, vencer a los competidores y explotar la demanda. Casi todas las promotoras independientes operan bajo estos conceptos. Muy pocos como RIOT, Lucha Memes y Welcome To Mi Barrio han entendido la importancia de la diferenciación. La consecuencia de competir así es que los luchadores “independientes” terminan por no serlo gracias a los bloqueos que experimentan.

Antes de la contingencia sanitaria, la tendencia entre las promotoras independientes era clara: alianzas estratégicas. Estoy hay que entenderlo porque no exclusivo de la Lucha Libre. Televisa y Azteca se comparten propiedades como las peleas de Canelo o las finales del fútbol mexicano. Movistar y Vodafone en Reino Unido. En esta época, intentar competir por cuenta propia supone el riesgo de quedarte pequeño y morir.

Enojarse con un luchador porque pide una oportunidad en otro lugar, empalmar eventos a propósito, dar el afamado pitazo, referirse a la competencia como “la casa de enfrente” lo único que hace es evidenciar que la competencia entre los independientes es más bien una incompetencia inconsciente. La lucha violenta es arriba del cuadrilátero. Abajo vale más la inteligencia que la fuerza.

RELACIONADO CON

  • Wey, ya

    Escribo esta columna desde la ignorancia, pero también la escribo a partir del deseo que tengo por que regrese la actividad en el Consejo Mundial de Lucha Libre. No...
  • La leyenda del Rayo

    En este espacio siempre trato temas de lucha libre tapatía, ya sean momentos, luchas o gladiadores que han resaltado dentro del ámbito. Hoy me gustaría brindar esta columna a...
  • Gracias Más Lucha por existir

    ¡Hola amigos! Hace unos días Más Lucha cumplió 14 años, 14 años que parecen pocos pero en realidad es un logro que no muchos pueden presumir. Tercera Caída nació...
  • ¡VIVA PUERTO RICO!

    Después del nivel de popularidad que alcanzó y el desempeño que Norberto Salgado tuvo como un rudo de locura, pareciera que nadie puede llevar con dignidad suficiente la mítica...