Los glamurosos martes

La Tapatía

Bien dicen que cada arena tiene una esencia especial, un toque diferente. En la perla tapatía sucede algo inusual que tal vez ninguna arena tiene. Hablo de la Arena Coliseo de Guadalajara, que cuenta con dos ambientes. Los domingos, que son denominados Tapatíos y antes llamados Familiares, donde se vive un ambiente familiar, como su anterior nombre lo dice. Ese día luchadores locales nos brindan grandes funciones. Pero ahí mismo los martes son de glamour y cambian totalmente de entorno. Ese día las grupos de animación se convierten en parte del ambiente y le dan un toque propio, entre gritos y guerra de porras.

Sin tratar de ser clasistas, los martes son llamados de glamour por el tipo de publico que asiste, que en la mayoría son gente de oficina, estudiantes y extranjeros que después de un día de labores deciden ir a la coliseo a desesterarse con una buena función de lucha libre.

La dinámica es la misma cada semana. Si vas solo o con tu grupo, en transporte desde un bar o llegas directamente a la arena, lo primero que tienes que hacer es decidir si vas arriba o abajo. Arriba los boletos son más baratos y se denomina, para efectos del espectáculo, “la zona de los pobres”. Abajo van los ricos o los fresas. Las porras de abajo y de arriba se enfrentan a cantos, entre luchas. Los de abajo gritan “se les va el camión” a los de arriba y estos responden “te trajo tu mamá”. Se siente la pasión entre las dos zonas, en un ambiente en donde todo es pura diversión.

Ese ambiente puede causar molestias para los puristas de la lucha libre y resultar ofensivo para las familias. También tenemos que considerar que en ocasiones se deja a un lado el objetivo principal de ir a la arena que es disfrutar de la lucha y se convierte en centro de atención la guerra de porras. Este suceso puede ser molesto para el luchador que está arriba del ring.

Al final de todo es un espectáculo, es un escenario distinto y no hay mejor manera de juzgar que asistiendo a la Arena Coliseo de Guadalajara y se parte del ambiente que se vive.

El evento termina al ritmo de la batucada de la porra pobre, donde vemos a los aficionados bailar en la entrada del recinto tapatío. Todo termina en buenos términos, como una buena familia y la guerra de gritos que sucede adentro solo queda como parte del show. Nadie resulta agraviado y todos salen con una sonrisa en el rostro.

Eso se vive dentro de los martes de glamour de la arena coliseo de Guadalajara. Esperando poder volver pronto a ese bonito recinto y disfrutar de nuestro deporte favorito, por lo pronto cuídense mucho. Quédate en casa y sigue disfrutando de todo el contenido de Más Lucha.

Sígueme en mis redes
Instagram: luisz_rodriguez
Twitter: @luis_rc94

RELACIONADO CON