Leyendas honoris causa

La semana pasada dentro del marco de la Cumbre Mundial del Conocimiento, las leyendas del pancracio nacional, El Fantasma, Canek, Máscara Año 2000, Tinieblas, Mil Máscaras, Hijo del Santo fueron reconocidos por el Colegio Internacional de Profesionistas C&C, el Senado de la Republica y la Cámara de Diputados de México con un Doctorado Honoris Causa al mérito deportivo, por 40 años de trayectoria dentro del mundo del deporte de cada uno de las estrellas de la lucha libre, así mismo como el comentarista deportivo Antonio de Valdés que en los últimos días también fue reconocido.

Un titulo mas que merecido a esto grandes de la lucha libre en su tiempo, un titulo que reconoce como lo es el mismo a sus vivencias y experiencias de vida aunado a sus con contribuciones en un sector en específico, se unen a deportistas a nivel mundial que también han alcanzado este logro académico por distintas razones; Shaquille O’Neal, y los tenistas Mikahil Youzhny y Rafa Nadal cuentan con este doctorado, pero que tanto se merecen este logro ¿y ser llamado doctores? Para empezar el titulo Honoris Causa no es un título académico o pro a sus estudios, si no por el mérito y la valía a la persona o que hayan destacado dentro de algún campo de la vida, en este caso para los gladiadores, en la lucha libre.

Comencemos por un icono gracias a los que ha realizado dentro y fuera del cuadrilátero, el Hijo del Santo, quizás uno de los luchadores que mas máscaras tiene en su vitrina, máscaras que han hecho crecer aun mas el legado que su padre el enmascarado de plata le dejo; ha llevado de la mano con personalidades importantes a expandir la lucha mexicana a lo largo y ancho del mundo, rescatando un deporte como parte de la cultura mexicana, y llevarlo a un público diferente, tanto en Inglaterra como Japón mas presentando carteles que dejan en alto el nombre de nuestro país ante la mirada de los que los observan. Aunque también ha tenido eso claro oscuros, como el tener una larga ausencia y la pelea legal con una empresa le ha hecho que algunas opiniones se le volteen, para otro el tener y ver que ya está o vendrá la tercera generación, es digan de reconocer.

Mr. Personalidad, Mil Mascaras el luchador mexicano que se pelea el lugar entre los luchadores que son el máximo representante de nuestra en el mundo entero, para lo que están muy adentrados en este mundo sabrán que él no es el único que lo ha logrado por eso para muchos que no están tan empapados del deporte espectáculo lo tienen en ese lugar, para lo que sabemos que le mundo de la lucha tiene más de doce cuerdas es un disputa larga el ponerlo en un lugar. Pero sin duda Mil Mascaras es un ídolo y leyenda, con algunas presentaciones esporádicas que le han valido diferentes opiniones, sus contribuciones de llevar la lucha a distintas mentes es de reconocer, ya sea con simposium, conferencias o simplemente firmas de autógrafos, Mil Mascaras es un goce el tenerlo entre nosotros.

Mascara Año 2000, el padre de mas de 20, el macho de Lagos, es el luchador que mas activo se encuentre, si, ya anuncio que ya no tendrá su agenda tan apretada, pero cuando muchos lo vemos en un ring, de inmediato recordamos esa noches gloriosas tanto en la Arena México, Coliseo, CMLL y AAA solo o con sus hermanos, y formando parte de la historia como facciones de la ola azul, hoy ya ha anunciado el nuevo portador del nombre quien tendrá la obligación de llenar ese nombre, o hasta que haya una nueva discusión, lo que pase primero.

El príncipe maya, Canek el hombre que, si bien se le podría nombrar el guardián de la lucha mexicana, el único capaz de hacerle frente a los extranjeros que venían a pisar suelo azteca y que lo recibía con gusto en el antiguo toreo de cuatro caminos, Hulk Hogan, Andre el Gigante y otros más, conocieron al gigante tabasqueño, por sus batallas y la forma que luchaba, el público encontró en él al salvador del Toreo, las luchas que tuvo con los años le han pagado factura en sus rodillas y lesiones, hoy quizás en sus presentaciones de la mitad de su potencial, pero lo hace de igual forma que cuando era la gran figura de los independientes, luchar con él era sinónimo de una aduana luchística mexicana para todo aquel que se le ocurriera pisar más allá territorio mexicano.

Luchadores que hoy se les reconoce con este recibimiento, que han llevado a la lucha hasta el lugar que hoy tiene, la lucha libre mexicana que a ellos hoy la conocen; por “X” “Y” o “Z” hoy se le reconoce con el doctorado, como pioneros de este deporte, y quizás los mismos pioneros en que el día de mañana a otros luchadores se les reconozca con el mismo nombramiento.

RELACIONADO CON