La lucha en comics, historietas y dibujos

A lo largo de la historia de la lucha libre implementada en nuestro país, el deporte espectáculo ha sido participe de la cultura y la historia general de México, al ser tomada como otra opción de poder transmitir ideas que rebasan las expectativas y realidades de los seres humanos a tal grado de tomar en cuenta a personajes de este deporte que representan a la lucha libre mexicana como una imagen heroica.

Con la única intención de que puedan transportar al público a una realidad de ficción creando ideologías como realidades, por lo que en su momento mediante la cinematografía fue utilizada para que este deporte tuviera un auge en las pantallas grandes, que con el paso de la historia ha ido disminuyendo cada vez más situando al deporte, como un espectáculo popular, como se dice por el pueblo y para el pueblo.

Podemos ver a todo tipo luchadores interpretar personajes que salvaban al mundo de amenazas en la cinematografía de luchadores, o bien poder leer en tiras cómicas, historietas y demás, aventuras que vivían los artífices de este deporte fuera de las arenas como hace tiempo aparecían en revista otorgando un pequeño espacio. Con el paso del tiempo se logró venderse como otro medio de comunicación en relación lucha libre-aficionado y aficionado-lucha libre, además de ver los aportes que hoy en día, grandes escritores, dedican capítulos acerca del deporte-espectáculo.

En los cincuenta, José G. Cruz contaba con una popularidad que iba más allá del público lector de sus historietas, como Percal o Carta brava, haciéndolo salir del anonimato de papel en blanco y negro, para acceder a la audiencia de los teatros donde se proyectaban sus adaptaciones al celuloide, y de esa forma comenzó su exitosa carrera como editor de su propio sello. Ediciones José G. Cruz.

Tras lanzar otros títulos vendría Santo “El Enmascarado de Plata”; siendo así la primera historieta con un luchador protagonista que se convertiría en el superhéroe nacional, cuya existencia fue real, aunque esta no se distancio de las de los héroes americanos, Superman y Batman. Originalmente el autor tenía pensado que la historieta fuera totalmente dibujada, pero a consejo de José Trinidad Romero, fotomontajista se decide sacar el primer número baja el fotomontaje, tan popular por aquellas fechas y con un precio de 50 centavos de aquellos años, el primer comic que presentaba como su protagonista como elemento fotografiado, y personajes secundarios en dibujo.

Tal era el éxito de esta historieta que llegó a tirar más de 500,000 copias por número, por eso la lucha libre ha roto las fronterizas en cualquier aspecto, cualquier vertiente, en las películas ya había de superhéroes, de indios y vaqueros, románticas, hasta la implantación de películas de luchadores, en los juguetes, también hubo revolución en el mercado había muñecos de Superman o Batman, personajes icónicos de Estados Unidos logrando tener juguetes de ídolos, pero mexicanos; los luchadores.

Entrando en el mercado como nuevas formas de impactar en la sociedad y en su evolución con esta, los comics trajeron una nueva índole de idolatría como las historietas de las grandes corporaciones americanas, México llego a tener comics impresos de varios luchadores como El Santo y Blue Demon, que resultaron un muy buen comercio y mercadotecnia al vencer por decenas, y hasta hace un tiempo los grandes ídolos de la actualidad tuvieron esta faceta, Místico, Cibernético, Hijo del Santo, pero que al día de hoy al igual que la lucha libre ha tenido una baja en asistencia, sin ser alarmante, los comics lo padecieron al ser retirados y dejados de producirse.

RELACIONADO CON