Foto: Instagram Solar luchador

La historia de Solar como luchador: De Zacoalco de Torres al estrellato

Aquella mañana nublada en la azotea de la Arena Coliseo de Guadalajara, el sol apenas se asomó para emitir algo especial a través de sus rayos. 

Ése día después del arduo entrenamiento por el profesor, Cuauhtémoc “Diablo” Velasco, se dirigió a la azotea, pensativo por un nombre mientras aparecían los pocos rayos que le permitieron asolearse, descifró su futuro con un juego de palabras: resolviéndolo en llamarse Solar.

Pisadas que no quedaban marcadas sobre el entarimado de la coliseo, sino en el lodo del establo donde trabajaba, a 55 kilómetros en el pequeño pueblo de Zacoalco de Torres (con casi ocho mil habitantes cuando había nacido en 1956).  

Ver este video en YouTube.

Lejos de la actividad urbana, parte de su adolescencia era ordeñando vacas y cortando leguminosas durante casi todo el día, por más que su padre ofreciera el estudio en las noches, la intensa labor en el campo le impedía la concentración adecuada para la escuela. 

No fue por casualidad el encanto hacia la lucha libre, a pesar de su poco conocimiento, fue mas como un amor a primera vista. Maravillado cuando asistió a una función en Guadalajara y confiado por la facilidad de ejercerla, provocó el valor de querer luchar días después, pero no trataba de eso: había que entrenar.

 Más sólido en cada clase hasta su consolidación. A través de sus conocimientos en lucha olímpica y aérea, provocó la espectacularidad que cautivó más allá de la Perla Tapatía, hasta Monterrey por un año, y en 1976 asentarse en la Ciudad de México sin decepcionar la recomendación de René “Copetes” Guajardo. 

Ver este video en YouTube.

Como si el sol le diera poderes en cada lucha fundamental, a pesar de acumularlas bajo techo, a principios de los 80’s obtuvo el Campeonato Nacional de Peso Medio, y después el Campeonato Mundial Welter de la Universal Wrestling Association. 

O haber obtenido las máscaras de Los Comandos, Amenaza Blanca, Dr. O’Borman y Kraken; así como las cabelleras de El Texano, El Signo y Mano Negra. 

Si como aficionado vio a la lucha libre fácil, como luchador lo comprobó con esa misma disciplina si se tratara con las prácticas de campo.

RELACIONADO CON