Generación COVID-19

El coronavirus llegó para cambiar el mundo de mil maneras. Habrá cambios geopolíticos, económicos y sociales. También cambiará cada individuo a nivel personal. Entre todas las cosas que trajo consigo la contingencia, trajo también la oportunidad de cambiar.

Poco a poco se empieza a escribir la historia post pandemia en la Lucha Libre. Regresó la Arena México a puerta cerrada. Las arenas del Estado de México ya presentan funciones con el 30 por ciento de su capacidad, y la Comisión de Lucha Libre Profesional de la CDMX ya avaló la realización de algunas funciones independientes.

Los carteles plegados de estrellas no van a ser una constante en esta nueva etapa. La Lucha Libre es una industria en pañales en temas de derechos de transmisión y en todo lo que tiene que ver con el universo digital. Sin contar a las dos grandes empresas y al Grupo Internacional Revolución IWRG, los promotores voltearon a Internet hasta que tuvieron la necesidad de hacerlo. Un deporte cuyo principal ingreso es la taquilla y con ese elemento restringido en 70%, echar mano de elementos locales es la única opción.

Lejos de representar un problema, la falta de grandes nombres en los carteles supone una enorme posibilidad de crecimiento para los elencos de cada arena. La victoria de Sádico en el Gladiador Universal de la Arena López Mateos es un ejemplo de que hay luchadores con mucha calidad que en cierta forma están tapados por las estrellas.

Verzal, Rugido, Manchas y el Internacional Mara han levantado la mano el Welcome To Mi Barrio. Camuflaje es el protagonista de DTU, donde ha enfrentado elementos del calibre de Último Guerrero y Dr. Wagner Jr. Demonio Infernal se acaba de confirmar como el rey de Naucalpan. Los Bastardos son la tercia más violenta de la Alianza Universal de Lucha Libre. Aunque está próximo a regresar, Shun Sky Walker ha sido la más grata revelación de esta período. Ellos constituyen la Generación COVID-19.

¿Tienen madera de estrellas? Habrá que darles la oportunidad de alternar con grandes figuras en sitios estelares. Los promotores deben empezar, justamente, a promover, a moldear a las nuevas figuras. L.A. Park, Dr. Wagner Jr, Blue Demon Jr, etc ya están hechos. Son consagrados, pero son caros. El talento tapado tiene la gran oportunidad de ganar terreno que sin coronavirus no hubieran podido ganar.

La generación COVID-19 tiene en sus manos la oportunidad de generar un nuevo orden nacional en cuanto a Lucha Libre. Está en sus manos aprovecharla o dejarla pasar.

RELACIONADO CON