Eragon al salvar dos veces su máscara: “Creían que yo iba a ser la víctima”

El vaticinar en una lucha de apuestas suele ser muy común. Desde que se anunciaron los 10 participantes en exponer sus máscaras, y día tras día cuando se acercaba el Castillo del Terror, Eragon perfilaba como el favorito a perder, demostrado en que los prejuicios hacia él fueron erróneos, escapó dos veces de la jaula para salvar su incógnita.

“Muchos dudaban de mí, creían que yo iba a ser la víctima, pero esos mismos que decían que iba a perder, es gente que no conoce mi trayectoria. Ya he tenido la oportunidad de defender mi máscara, y evidentemente esta ocasión no iba a ser la excepción”, comentó después del encuentro.

No fue una sorpresa, sino una equivocación del mal augurio, al que solo le bastaron poco más de 10 minutos para ser el primero en escapar del enrejado, y olvidándose provisionalmente del riesgo expuesto.

Si a la Arena Naucalpan le faltaba más dramatismo, Eragon logró conmoverla al adentrarse nuevamente en los cuatro muros de metal, aunque sólo fue para apoyar al Hijo del Alebrije, “lo único que hice fue ayudarlo, es un gran compañero y no iba a permitir que abusaran de él, por eso regresé”.

Evidentemente el riesgo se había duplicado por regresar a la jaula, pero demostró que fue por lealtad hacia el Hijo del Alebrije para encaminar su victoria sobre el Capo del Sur, y obtener la máscara. 

RELACIONADO CON