Connect with us

Opinión

El mejor juguete del mundo

¿Quién no ha comprado un souvenir cuando asiste a una función de luchas? ¿Quién ha comprado una máscara algo antes o después de un evento en una arena? ¿Quién no ha preguntado el costo de los artículos a los apuestos por todo lo que venden? Todos, en algún momento lo hicimos o incluso se los pedimos a los papás; el mejor regalo que pueda existir cuando un niño va a una arena es el comprar una máscara, una capa, playera, luchador de juguete o ring, el mundo se te vuelve tuyo cuando tu como niño aficionado sales después de una función en donde viste a tus ídolos, a tus héroes y ves que alrededor los puestos tienen algo para ti, y es que la inocencia de un pequeñín al ver todo lo que aguarda un local afuera de la arena y sorprenderse, es única.

Para un niño la magia no termina  cuando la última lucha acaba, cuando te sacas la última foto con tu luchador favorito, la magia continua cuando por azares del destino ves que comienzas a caminar de la mano de tu papá o mamá y te llevan a los puestos a comprar algo, el mundo como si fuera el paraíso se abren las puertas cual si fuera la juguetería mas grande; por una razón o por otra, un niño es más feliz cuando puede conseguir un ejemplar en miniatura de los gladiadores que ya vio dentro del recinto.

A título personal, fueran pocas pero valiosas la veces en lo que los progenitores de un servidor me compraron a mí y mis hermanos aquellos luchadores clásico, con la típica pose de El Santo y Blue Demon que gracias a una foto es como adquieren esa posición, cuando les fue tomada por sorpresa; pero cuando asistíamos a una función en el extinto toreo de cuatro caminos la ilusión no terminaba para mí, hasta que pasábamos por un local y compraba muñequitos con la figura o imagen de los ídolos que ya había apoyado y abucheado, la emoción es inmensa, tanto que quería llevar todos de una vez, pero me enfrentaba a la pared del “solo unos cuantos” o “ solo cinco o diez”, claro en aquel entonces no estaban tan caros, pero aun así, escogía a los que no tenia para jugar llegando a la casa con el resto que me esperaban de niño.

Canek, Kato Kung Lee, Fishman, Poder Chicano, Bestia Salvaje, Los Dinamitas, Tinieblas, Máscara Sagrada, Dos Caras entre otros y cada uno de ellos fueron de mi propiedad, pero cuando tienen muchos juguetes te topas con una segunda barrera, el ring, y es que los puestos también venden rings, pero muchos de ellos no tienen las medidas que se necesita para un juguete de ese tamaño, grandes, pequeños, caros, de plástico de todo había pero si no te fallaba una cosa te faltaba otra, el chiste es que la diversión no estaban completa. Muchos fueron los casos en que tuve rings pero esos mismos cuadriláteros a escala no se parecían a los escenificados en la función.

Dolía y no se hallaba el tamaño adecuado e incluso nunca lo hubo, por más que uno quisiera, llegué a anhelar tanto un ring como el que el Toreo de Cuatro Caminos tenía cada función, aquel que los postes estaban muy altos que casi llegaban a las tramoyas del lugar, pero jamás por ningún motivo los locatarios y comerciantes fabricaron uno, se recurrió a mandarlo a hacer con mi abuelo que lo hizo con tanto esmero, pero aun así no llegó a coincidir. Los tiempos cambian y por fortuna hoy las cosas son distintas las ganas siguen, las ilusiones no se agotan de jugar con los luchadores, pero las situaciones no te dejan como antes, el volver a jugar con ellos y narrar jugando al tal grado de hacerlo del diario, para uno solo queda en el recuerdo, pero para los niños de hoy tienen una solución, ReduRings, si, cuadriláteros con tintes artesanales que son recreados a tal grado de exactitud de un cuadrilátero que se puso en una función antigua o bien con diseño únicos, variados y extravagantes, los redurings es una solución para poder revivir el pasado.

Creados y fabricados por un gran hombre, ser humano, compañero y conocedor de lucha como lo es Miguel Reducindo, compañero, a quien tengo el honor de conocer y escuchar cada dato que revela de su caja de pandora. Miguel Reducindo “Tío Redu” como luego le conocemos es un empresario que llevo a cabo el sueño de niño, un sueño de tener una replica exacta de un ring de una función, a los diez años, cuando pensó en la idea de hacer rings con el diseño de un lugar o evento especifico, hoy lo ha llevado a ser el mejor juguete que se pueda tener de la lucha libre, un pieza única y hecha totalmente a mano, quizás se lleva horas en la creación pero el resultado es de otro nivel, cuadriláteros de AAA, CMLL, Toreo y hasta los independientes, hoy Redurings es una marca que ha esta plasmada en el mundo del juguete, tan es así, que hoy las distintas medidas que tienen hacen que su uso sea variado, podemos verlos como un recipiente donde poner sal, salsas de botella, cátsup, claro si tienen un negocio de comida con diseño de lucha.

Los redurings han llegado lejos, tan lejos que hoy los diseños de WWE, The Crash y hasta los que utilizaron las empresas con todo y sus marcas publicitarias, un souvenir que bien puede ser un juguete o como objeto de adorno (imagínense que hasta en el evento de IMPACT Rebellion vi uno) como no pensar que es la obra de arte que necesitaba la lucha. El 30 de abril cumple cuatro de haber realizado y sacado una pieza a la venta para los niños, si tan solo lo hubiera conocido de infante le hubiera encargado uno del Toreo.

El viernes al igual que los niños tendrán algo que festejar, la vida a veces no es justa, pero recompensa con el tiempo, habrá quienes no pudieron comprar un juguete de una arena, pero hoy la alegría y la emoción de vivir una función de lucha es tan inexplicable, que al final de todo por el niño la lucha sigue viva.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Productos

Advertisement

IWRG

More in Opinión