Connect with us

Opinión

ANIBAL, EL GUERRERO CARTAGINÉS

Uno de los gladiadores más respetados en el mundo del pancracio nacional, tanto dentro como fuera del ring, es Anibal, hombre que derrochaba elegancia y que, a 27 años de su partida, hoy recordamos a manera de homenaje.

Cuando he tenido la oportunidad de platicar con gente que convivió con él todos coinciden en lo mismo, Anibal simplemente fue un maestro, con técnica depurada, de esa que es cada vez más difícil ver. Desde que debutó en el lejano 1963 se le vieron “patas para gallo”, y es que se inspiró en los grandes, como Black Shadow, a quien admiraba y de quien tomó elementos para diseñar su máscara, esa que se volvería icónica y que perdería en una batalla podría ser una obra surrealista sin igual.

Anibal fue justamente un puente entre esas figuras del ayer, las consolidadas, las clásicas, las que formaron la llamada época de oro de la lucha libre, y los nuevos valores, el estilo aguerrido y violento que mantenía la esencia de los viejos pero, a tantos años de distancia ¿un estilo como al de Anibal podría triunfar en la actualidad?

¿Cuántos aficionados venteañeros disfrutarían ver un tipo de lucha como la que manejaba el maestro Anibal?, sería muy difícil asegurarlo. Aún existen muchos aficionados de la vieja guardia que añoran ver estilos como el del llamado Guerrero Cartaginés, pero hay otros tantos que llegaron a las arenas atraídos por Místico, La Parka, Cibernético, Volador Jr; y me quedo corto, cada vez más jóvenes que ya no se conforman con lo que ofrecen las empresas más grandes del país y escudriñan en el sector independiente, en el llamado estilo extremo y, en un número más creciente, a la lucha norteamericana.

Anibal, además de ser ese mencionado puente generacional, también vivió un momento muy importante al final de su carrera, y fue ese gran “boom” que la televisió dio en los 90. Ver al enmascarado compartir escenario con uns jovencitos Atlantis, Octagón, Blue Panther o Vampiro Canadiense era algo sin igual.

Y fue justamente un joven que venía empujando muy fuerte quien lo desenmascaró, Máscara Año 2000. El choque entre el originario de Lagos de Moreno, Jalisco, y Anibal fue el primer gran duelo de máscaras que se dio bajo las siglas del Consejo Mundial de Lucha Libre el 13 de diciembre de 1991 y nadie podía creer el resultado.

Anibal estaba enfermo y falleció el 09 de marzo de 1994, siempre manteniendo su estatus de gran figura y leyenda de los encordados, y es que pudo haber perdido la máscara pero nunca el respeto que consagrados y jóvenes le mostraban.

Máscara Año 2000 ha declarado desde siempre que, de no haber estado enfermo, Anibal hubiera ganado el duelo de apuestas, muestra de lo que estaba hecho. Al igual que el guerrero en que Anibal se inspiró para su nombre, la su muerte estuvo rodeada de tragedia y hoy lo recordamos por una sencilla razón, un luchador como él debe trascender en el tiempo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Productos

Advertisement

IWRG

More in Opinión