A un año de la última lucha del Metálico en el CMLL

No había otra opción: era entregar todo en el cuadrilátero y salir avante de la Arena México, o quedar en la lona por tres segundos obligándose a dejar la carrera como luchador. Ése fue el destino de Metálico hace un año.

Último canto en la pasarela del mágico recinto, con el traje de policía que guardaría para la eternidad, mientras interpretó “Yo no fui” de Pedro Infante, a como era apodado en la lucha libre, se despidió de su carrera como luchador a cargo de Virus.

Con la especialidad del “Pequeño maestro”, La Motocicleta, su fastuosa llave que castiga las extremidades y con el último esfuerzo del encuentro, potenció el sometimiento en levantarlo para llevarse la victoria. Lo que generó las inevitables lágrimas del Metálico.

“Entregué mi vida, ese dolor que siento en el corazón por tanta gente que me vino a ver. Yo no dejé de luchar por mis sueños, sé que Dios es muy grande y me va a dar la oportunidad de seguir adelante”, declaró después de su batalla.

Tres semanas después de que plasmó sus lágrimas en el corazón de la Arena México, el sentimiento se mantuvo por continuar en la lucha libre, pero ahora como réferi.

El martes 18 de junio, fue su debut en el Consejo Mundial de Lucha Libre: “Gracias al Consejo me dio la oportunidad de integrarme al elenco de réferis. Ahora sí que a ojo cerrado y con el amor que le tengo a la lucha dije vamos a seguir, es una nueva etapa, pero tengo la capacidad”.

RELACIONADO CON